Friday, February 10, 2006

COMENTARIOS Y NOTICIAS



NOTICIAS Y COMENTARIOS
Cuando se habla del deporte de las peleas de gallos el nombre de Puerto Rico es uno de los primeros que sale a relucir, ya que nuestro país es uno de los favoritos en todo el mundo para practicar el conocido "deporte de los caballeros". En casi todas las familias del país, al menos uno de sus miembros, no importa la edad, asiste con regularidad a las jugadas de gallos y es que las mismas forman parte de todo el patrimonio y folclor nacional. Desde la época del dominio español los boricuas apostaban a su gallo preferido siendo esta actividad compartida por la familia completa. Ni la invasión norteamericana en 1898 pudo terminar con las jugadas.Se le conoce como el "deporte de los caballeros", ya que la apuesta entre los jugadores no requiere de ningún documento firmado y el compromiso verbal siempre se cumple.El deporte de los gallos ha trascendido por siglos y siglos. Para que tenga una idea del origen de las jugadas de gallos se remonta a tiempos tan lejanos como la antigua China y el siglo VIII.Las teorías que más interesan cuando se habla de Puerto Rico y los gallos de pelea son aquellas de cómo comenzaron en la vieja España, puesto que a través de la Madre Patria y su conquista de América fue que se inició la conexión entre el deporte y sus colonias. En Puerto Rico se ha practicado la pelea de gallo desde el siglo XVII. El 5 de abril de 1770, el gobernador español Don Miguel de Muesas, promulgó oficialmente en Puerto Rico el deporte mediante un decreto. En 1776 el gobernador José Dufresne prohibió las peleas con el pretexto de que los obreros y trabajadores no ejercían bien sus oficios debido a la gran atención que le brindaban a las jugadas. Sin embargo, el pueblo continuó jugando de manera clandestina. No fue hasta 1825 que el primer Reglamento Oficial de Gallos aparece bajo el mandato del español Miguel De la Torre. Luego de la Guerra Hispanoamericana y bajo el gobierno militar norteamericano, las peleas quedaron suspendidas nuevamente por el mayor general Guy V. Henry. Un detalle que cabe aclarar es que el acto de pelear de parte de los gallos es uno natural que se encuentra en sus genes. Varios proyectos fueron sometidos al Senado de Puerto Rico por figuras como Luis Llorens Torres y Rafael Martínez Nadal quedando las mismas en el olvido y sin lograr el propósito de restablecerse las jugadas. No fue hasta el 1933 cuando Martínez Nadal, siendo presidente del Senado todavía bajo el gobierno estadounidense que logra por fin que vuelva a legalizarse las jugadas de gallos. Por ello, se le conoce hoy como el "Padre de la Ley de Gallos". El 2 de agosto de 1933, el gobernador norteamericano Robert Gore firmó la Ley número 1 de gallos. La firma del proyecto fue hecha con una pluma del gallo de nombre "Justicia" propiedad de Martínez Nadal. El 30 de junio de 1954 se aprobó la nueva Ley de Gallos firmada por el entonces gobernador Luis Muñoz Marín.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home